lunes, 30 de diciembre de 2013

SISTEMAS DE GESTIÓN DE INNOVACIÓN Y PROCESOS DE GENERACIÓN Y SELECCIÓN DE IDEAS



Hoy en día la innovación se muestra como una herramienta clave a la hora de generar riqueza en las empresas. Dicho esto, conviene matizar. La innovación no debe ser un fin en sí mismo, sino un medio para llevar a cabo una serie de objetivos estratégicos determinados por la empresa.

El proceso de innovación es complejo pero no por ello inabarcable.

Todo lo contrario. Actualmente existen sistemas de gestión de la innovación que permiten sistematizar y crear un sistema robusto, estable y duradero.

Uno de ellos es la normativa UNE 166002. Dicha normativa, estable los requisitos necesarios para implementar un sistema de gestión que abarque todos los procesos, desde la generación de la idea hasta la finalización de un proyecto y explotación de los resultados.

Esta normativa no se encarga exclusivamente de la organización sino también busca mejorar desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo la innovación generada por las empresas.

Dentro de toda esta sistemática, un proceso clave es la generación de las ideas que luego darán como resultado, tras un análisis, los proyectos de I+D+i.

En muchos casos, los procesos de I+D+i dentro de las empresas se generan como consecuencia de ideas que nacen del propio personal interno y que utilizan fuentes de generación muy limitadas. Asimismo, dichas ideas cuentan con pobres criterios de análisis y su potencial de negocio y novedad no suelen ser contrastadas, a lo sumo se utilizan criterios de viabilidad económica.

De esta forma, un proceso habitual de generación y selección de ideas sería el siguiente: 



 














Cuanto mejores herramientas utilice la empresa como fuentes de conocimiento, mejores ideas se generarán. Contar con un proceso completo de generación análisis y selección de ideas, permitirá que los proyectos que surjan tengas mayores posibilidades de éxito; no solo técnico sino también económico.

 
Como ejemplo, incluyo las herramientas contenidas en la normativa UNE 166002 que se utilizan como fuente a la hora de generar ideas de proyectos: vigilancia tecnológica, Creatividad, Análisis interno y Externo, clientes, colaboradores y administraciones públicas.


De esta forma, un proceso habitual de generación y selección de ideas sería el siguiente: 


 



Como se puede observar, este flujo resulta mucho más rico y tiene como consecuencia y mayor éxito en el proceso de innovación.

¡TWITTEALO!
Share/Bookmark

martes, 22 de octubre de 2013

La nueva ley de emprendedores: entorno mejorado para la innovación.




La innovación, palabra mágica, representa la apuesta gubernamental general como estímulo necesario para el crecimiento y bienestar de un País. No en vano, los Países y empresas con mayores intensidades en innovación son aquellos que mejor capean las crisis económicas.

La innovación es un concepto amplio. De éste, la innovación tecnológica resulta el más apoyado por las administraciones públicas a través de estímulos monetarios. Éstos no son los únicos que tienen un efecto directo en la inversión en I+D; afectan también condiciones culturales, formativas, estructurales, etc. No obstante, un buen sistema de fomento de la I+D siempre resulta necesario para crear un clima de estímulo.

El Gobierno de España, a través de la Ley de Emprendedores, ha mejorado las condiciones fiscales relacionadas con la innovación.
De esta forma, nuestro País cuenta a nivel mundial con uno de los mejores sistemas en cuanto al trato fiscal a la innovación, quizás superado y con matices por Chile.

Dentro de las nuevas medidas se incluye, para el supuesto de los incentivos fiscales a la I+D+i, la supresión en algunos supuestos del límite de la cuota íntegra así como la posibilidad de solicitar el abono a la Administración en caso de insuficiencia de cuota.  

También resulta mejorado el denominado “Patent Box.” En este último supuesto, destacaría entre otras la ampliación del alcance en la medida en que también es posible aplicarse dicho beneficio para los supuestos de transmisión de activos intangibles.

En definitiva, resulta loable el esfuerzo de la Administración Pública por crear un entorno más que favorable para la innovación tecnológica. Ahora son los agentes públicos y privados quienes deben/debemos aprovecharlo.
¡TWITTEALO!
Share/Bookmark