miércoles, 16 de enero de 2013

¿Poca inversión en I+D en España?

Quizás uno de los motivos sea porque queremos ser más papistas que el papa. Y me explico.

 Digamos que el concepto de I+D es de algún modo indeterminado. Aunque existen textos de referencia como el manual de Oslo y el de Frascati, no existe una definición objetiva a nivel mundial que utilicen todos los países. Además, el componente subjetivo es enorme con lo que, también depende de quién lo lea e interprete. Por tanto, quizás uno de los motivos sea que, por desconocimiento, la interpretación que utilizamos para España de la I+D sea muy restrictiva lo que reduce, desde un punto de vista estadístico, la inversión en I+D. Es decir, si desconocemos las definiciones de I+D y las aplicamos de una manera restrictiva, nos estamos perjudicando a nosotros mismos en la medida en que influye negativamente en ratios estadísticos que sin duda contribuyen a crear un clima de confianza necesario para el incremento de la inversión en I+D. 

 ¡La primera empresa que más invierte en I+D en España es el Banco Santander! ¿No os resulta curioso el dato? En Europa la empresa que más invierte pertenece al sector de automoción y la segunda es del sector de las telecomunicaciones. En Estados Unidos, se trata de una farmacéutica y la segunda es Microsoft. 

Por cierto, cabe destacar que entre las primeras del ranking americano también están Oracle, Google yahoo; es decir empresas “.com” y del ámbito del Software. Según el Manual de Frascati, se puede considerar como I+D en el sector de la informática, entre otros: La I+D que dé lugar a nuevos teoremas y algoritmos en el área de la informática teórica. El desarrollo de tecnologías de la información en lo relativo a sistemas operativos, lenguajes de programación, gestión de datos, programas de comunicaciones y herramientas para el desarrollo de software. 

 El desarrollo de tecnologías de Internet. La investigación en métodos de diseño, desarrollo, adaptación y mantenimiento de software. El desarrollo de software que produzca avances en los planteamientos genéricos para la captura, transmisión, almacenamiento, recuperación, tratamiento o presentación de información. El desarrollo experimental cuyo fin sea resolver la falta de conocimientos tecnológicos necesarios para desarrollar un sistema o programa informático. La I+D en herramientas o tecnologías de software en áreas especializada de la informática (procesamiento de imágenes, presentación de datos geográficos, reconocimiento de caracteres, inteligencia artificial y otras). Creo sinceramente que, de cara a calificar las actividades como de I+D, hay un desconocimiento importante que lleva una interpretación demasiado restrictiva. Creo que muchas de las actividades que a veces se interpretan como de innovación o incluso pasan desapercibidas, son en puridad actividades de I+D. Y por consecuencia, todo esto hace que los ratios de inversión en I+D en España sean tan bajos. Es decir, una interpretación muy restrictiva no beneficia al fomento de la I+D. Cabe recordar que, según los últimos estudios, por cada unidad monetaria de crédito fiscal las empresas invierten otra adicional en I+D.
¡TWITTEALO!
Share/Bookmark